El Club de Polo y Equitación San Cristóbal -emplazado en Vitacura, Santiago- está enfrentando el desafío “más grande” de su historia: el complejo deportivo está construyendo una nueva sede en Chicureo, comuna de Colina.

Este plan de expansión se remonta a 2018 cuando el club cerró un acuerdo de compraventa con la Inmobiliaria San Miguel, ligada a Eduardo Fernández León. En esta operación -valuada en UF 85.500– el complejo deportivo adquirió un paño de 66,6 hectáreas ubicado dentro de “La Barbada”, proyecto inmobiliario de la firma de Fernández. 

En la nueva sede, emplazada entre la Ruta 5 y la autopista Los Libertadores, se instalarán 11 canchas de polo, lo que llevará al complejo a coronarse como el club de polo más grande del mundo, superando al país vecino Argentina. 

Juan Francisco Varela, presidente del Club de Polo y Equitación San Cristóbal, explicó que una de las principales razones para llevar a cabo este proyecto fue el mayor interés que comenzaron a ver en los socios del club por el deporte ecuestre.

“Hoy en día se juegan por lo menos 12 a 14 partidos de polo a la semana, o sea el interés por practicar este deporte es cada vez más grande, especialmente en la juventud. Este panorama nos puso una presión sobre nuestros hombros y nos obligó a agrandar nuestras instalaciones, lo que vendría siendo el proyecto más ambicioso del club”, detalló Varela.

En noviembre de este año se llevará a cabo la inauguración de cuatro canchas de polo, que ya están sembradas con su sistema de riego instalado. Cabe destacar que el proceso de construcción de estos campos significó una inversión de alrededor de $ 40 millones por instalación. 

Además, el presidente del complejo aseguró que hay dos canchas que comenzarán a ser sembradas en primavera, por lo que esperan tenerlas listas en marzo de 2024. Respecto al resto de los campos de polo, todavía no hay fecha tentativa de construcción. 

Al finalizar el proyecto, el club -en todas su instalaciones- tendrá 16 canchas de polo en su inventario. “Se sabe que nuestro club es reconocido a nivel mundial, es importante, pero este plan de expansión viene a reafirmar lo que ya somos. Tenemos una responsabilidad no solo con nuestros socios ni con las comunas donde estamos inmersos, tenemos una responsabilidad de ser un referente del polo a nivel planetario”, recalcó el presidente del club.

Alta demanda

En la actualidad, el club de polo cuenta con cinco canchas ubicadas en Vitacura: tres en su sede de Luis Carrera y dos en Avenida Santa María, pero según Varela, estos campos “quedaron chicos” para el club.

“Existe un mayor interés por unirse a nosotros, la cantidad de personas que quieren ser parte del club es cada vez más, otra razón que nos llevó a buscar una nueva sede. Teníamos que arrendar otras canchas para satisfacer la necesidad”, enfatizó Varela, agregando que el complejo en Colina no significó un aumento en la tarifa de los socios.

A la fecha hay alrededor de 3 mil socios activos y si se considera el grupo familiar de estos, la cifra llega a los 10 mil. Respecto a los ingresos anuales el presidente estimó que cada año se inscriben entre 10 a 12 socios nuevos y, en cuanto a los hijos de los afiliados, este número alcanzaría los 200. 

Cuando se presentó el proyecto en 2018 los socios miraron con “cierto temor” la nueva adquisición del complejo, pero Varela afirmó que hoy en día los afiliados ya están “contentos” con la sede en Colina, y que incluso algunos socios han comprado terrenos dentro de “La Barbada”.

“Nuestro desafío es parecido al que tuvimos hace 73 años en Vitacura, estamos colonizando una zona que va a ser residencial, vamos a estar rodeados de inmuebles. Eso es súper bonito, porque estamos entregando a los posibles vecinos áreas verdes donde pueden conectarse con la naturaleza”, manifestó Varela. 

Otras actividades

Para el presidente del complejo deportivo esta nueva sede en Colina viene siendo un importante paso para el club, y espera que estas nuevas incorporaciones no se usen solamente para el polo, si no en muchas otras actividades más.

“Queremos que estas nuevas canchas permitan la práctica de cualquier deporte ecuestre. Además, tenemos aspiraciones grandes en no solamente impactar desde el punto de vista deportivo, también en lo social”, enfatizó Varela.

Para llevar a cabo esto, el presidente señaló que, al igual como ocurre en Vitacura, el club dispondrá sus canchas en Colina para los colegios de la vecindad de forma gratuita, para que los recintos educacionales puedan llevar a sus estudiantes a practicar distintos deportes en el complejo. 

“Le falta mucho por crecer al polo en Chile y es una actividad preciosa que conecta a las personas con la naturaleza. Las autoridades de la comuna de Colina nos recibieron de brazos abiertos, y nosotros queremos impactar positivamente en la zona, tenemos grandes esperanzas en esta nueva sede”, concluyó Juan Francisco Varela.

Fuente: https://www.df.cl/empresas/construccion/nueva-sede-del-club-de-polo-y-equitacion-san-cristobal-en-colina-lo